En nuestro día a día además de al cuidado del rostro y el cuerpo, también es frecuente que dediquemos tiempo y esfuerzo a cuidar y a mimar nuestro cabello. De hecho, nuestro estilo y peinado nos definen a la perfección, marcando  y completando nuestro look. Sin embargo somos conscientes de que, según tu cabello, no siempre es fácil conseguir domar el pelo. Hoy en tu clínica de medicina estética de Valencia, BodyCare, te damos las claves para conseguir un pelo perfecto según tu tipo de cabello.

Consejos para peinar el cabello rizado

Si tu pelo es rizado, con mucho volumen y con tendencia al encrespamiento… que no cunda el pánico, también hay alternativas para secar tu pelo y quedar perfecta. Lo ideal es utilizar un buen champú de uso frecuente y acompañarlo de un Serum Reparador Capilar. Te recomendamos:

El champú de uso frecuente de SkinClinic.
El Serum reparador capilar de SkinClinic.

Tras utilizar estos productos no enrolles tu pelo en una toalla ni lo frotes contra ella. Apuesta por presionarlo ligeramente para sacarlo. A continuación aplica el Serum y sécalo a baja temperatura para evitar el temido encrespamiento. Si quieres potenciar y definir tus rizos utiliza una espuma ligera que facilite el peinado.

Consejos para peinar el pelo fino y sin volumen

Si tu cabello es liso, sin volumen y se engrasa fácilmente lo aconsejable es que utilices un tratamiento específico que no le aporte más grasa al cabello. En BodyCare te recomendamos nuestro producto estrella:

El champú antigrasa de SkinClinic.

Para peinarte te aconsejamos que seques tu melena boca abajo, para dar más volumen. Opta por utilizar difusores que den más cuerpo y volumen a tu melena o, incluso, por cardar ligeramente el pelo por la parte superior. Evita el uso de aceites y mascarillas, especialmente en la parte de la raíz. Para peinarte apuesta por un cepillo redondo y grueso, que de más volumen.

La temperatura también juega un factor importante en el secado. No es aconsejable utilizar una temperatura muy elevada porque podría dañar todavía más el cabello y debilitarlo. Tampoco se recomienda que lo frotes contra la toalla, porque puede romperse fácilmente. En estos casos también es aconsejable es que no toques tu pelo constantemente, pues solo conseguirás aportarle más grasa.